Blog

Uso de influencers

Estos días se ha hablado mucho (y se sigue hablando) del uso de influencers para dar a conocer  tu negocio. Todo viene por la propuesta que hizo la agente (la gente no lo leyó bien) de una influencer a un restaurante.

Influencers

Y es que historia no se ha contado del todo bien. Al dueño del restaurante le llegó una propuesta de la agente de una influencer (en este caso de moda) en el que le pedía cena gratis para 2 personas y 100 € a cambio de que la influencer fuera a su restaurante y se hiciera un vídeo y unas fotos allí.

El dueño del restaurante indignado por la propuesta pues la publicó en Redes Sociales (en Twitter) y allí saltó la polémica. En ningún momento se dio a conocer el nombre de la influencer pero ya se empezaron a alzar voces en contra de este tipo de prácticas muy comunes por influencers.

El hombre estaba indignado y con razón.  Desde un primer momento pidió respeto por su trabajo. Y es que viendo la propuesta estaba claro que lo importante allí no era la comida (al final él es un cocinero y el fruto de su trabajo era ese) sino que lo importante es que la influencer en cuestión se hiciera una foto “cuqui” y “chic” en el establecimiento, cenara gratis y encima se llevara 100 €.

Uso de Influencers

Y es que el uso de influencers  puede ser beneficioso para tu negocio, pero siempre usándolos con sentido común. Si por ejemplo traes a un influencer a tu restaurante para darlo a conocer, y el público de ese influencer (por su rango de edad) es asiduo del Burger King (por poner un ejemplo) pues evidentemente no te va a servir de nada. Si por el contrario es una persona que tiene un blog, tiene una serie de seguidores fieles y que les encanta la comida (no tienen por qué ser cientos de miles) y encima probar nuevos sabores (como los que el establecimiento está haciendo) pues es una diana en el centro fijo.

El problema con el uso de influencers es que es difícil separar el polvo de la paja porque al final (si no tienes una persona de marketing en tu negocio) no sabes si esa persona es en realidad una persona con un peso y un poder de influencia o un vende humos más (y cada día hay muchos más).  Y es que mucha culpa de esto la tienen las agencias que no cuando contratan a un influencer no hacen su trabajo como es debido y no le piden datos de verdad (hay que mirar más allá que el número de seguidores) .

El número de seguidores se puede comprar, los likes se pueden comprar, hasta los comentarios se pueden comprar. Por poco más de 20 € puedes aumentar tu lista de seguidores en unos cuantos cientos. Y esos son los influencers de los que hay que huir.

Micro Influencers

Una tendencia que está pegando ahora bastante es el uso de micro influencers. Personas que igual no tienen cientos de miles de seguidores pero que tienen una comunidad formado a su alrededor bastante potente y que al estar centrados en un nicho específico quizás sí que encajen más con tu perfil. Además no suelen ir de “divos o divas” y siempre están dispuestos a hacer una acción en el que salgan ganando las 2 partes.

Consejos

Y para acabar me gustaría daros unos sencillos consejos para que tengáis en cuenta cuando busquéis algún influencer con el que trabajar :

 

  1. Estudia al influencer. Mira su comunidad. No te fijes solo en el número de seguidores. Mira que aparte de muchos me gusta haya comentarios (tanto en redes sociales) como en el blog. Mira que el influencer se relacione con sus seguidores (que conteste a los mensajes, su tono al contestar, etc.).
  2. Que encaje con el perfil de tu establecimiento. Si por ejemplo tu plato estrella es el rabo de toro y el influencer es anti taurino pues igual tienes un problema. Mira que su estilo encaje con el que llevas en tus Redes Sociales. Así la acción tendrá más impacto.
  3. Pregunta a conocidos. Es normal que igual al influencer no lo conozcas pero quizás algún conocido sí. Si  puedes pide referencia.
  4. Pide siempre datos. Y no solo los me gusta, o los seguidores. Si tiene un blog que te enseñe las estadísticas, el tipo de lector que tiene. Y en redes sociales igual. Que te diga de que tipo es su seguidor medio, etc. Así te aseguras que la acción llega a las personas que a ti realmente te interesan
  5. Prueba y Error. Y como no todos en la vida nacemos enseñados pues prueba alguna acción con alguno/a. Y siempre que tengas la posibilidad de medir el alcance de la acción. Porque si lo que haces no se puede medir no puedes saber si has realizado lo correcto o no.

Y por ahora no quiero contaros más cosillas. ¿Alguno de vosotros ha trabajado con influencers? Si es así ¿Qué tal la experiencia? Podéis ponerlo en comentarios si os apetece. Y ya de paso os animo a que os apuntéis a nuestra maravillosa lista de correo. Así todo lo que pase en el blog os llegará cómodamente al correo y quizás empiece a haber sorpresas.

 

Photo by Matheus Ferrero on Unsplash

No votes yet.
Please wait...
Etiquetas

monty

Santanderino aficionado a la comida..

Centro de preferencias de privacidad

    Cerrar